growth-hacking-searches

Growth Hacking, ¿aún crees que es bullshit?

A pesar de ser un término que se acuñó en 2010 por Sam Ellis, el “Growth Hacking” sigue incrementando sus búsquedas en Internet (Google Keyword Planner es genial para investigar este tipo de tendencias).

Hay diferencias por países ya que en Estados Unidos se ha estancado su crecimiento mientras que en Europa no… creo que aquí ha llegado un poco más tarde, ¿raro? ¿verdad? 😉

growth-hacking-searches-by-country

Lo que todavía no está muy claro es si se trate de una tendencia pasajera o una buzz word de la que nos olvidaremos en los próximos meses… mi opinión al final del post…

Lo que sí está claro que ha creado mucha expectación, hay infinidad de artículos en los que se describe que es el Growth Hacking y, a pesar de ello o quizá a causa de ello, creo que en ocasiones hay algo de confusión acerca del término.

Vamos allá con lo que yo entiendo por Growth Hacking (para fomentar la confusión 😉 ),

El Growth Hacking es una filosofía de trabajo en la que se buscan técnicas repetibles y escalables con el objetivo de hacer crecer la empresa atrayendo usuarios hacia el producto, aumentando su conversión y reteniendo a los clientes.

Al tratarse de un término complejo, quizá convenga profundizar en algunos puntos de esta definición:

“filosofía de trabajo”:

no existe una combinación de métodos, técnicas o herramientas predefinidos que funcionen para hacer crecer cualquier producto. No hay fórmulas mágicas. Se trata por tanto de entender el producto y trabajar mucho en nuevas ideas para atacar al mercado. En este contexto hay tres aptitudes muy relevantes:

  • La creatividad: debe entender el modelo de negocio del producto y definir las acciones que mejor rendimiento ofrecerán al crecimiento del negocio. No tener miedo a probar nuevas acciones.
  • La mentalidad analítica: medir siempre todo lo que se pueda y analizar la información para hacer una redefinición continua de las acciones basada en datos cuantitativos.
  • La disciplina: las acciones a llevar a cabo siempre tienen que estar englobadas dentro de una estrategia clara de crecimiento a medio/largo plazo y desarrollarse de forma planificada y exhaustiva donde todos los pasos deben ser medibles.

“repetibles y escalables”:

en la conceptualización de las ideas a desarrollar siempre se tiene que tener en cuenta su escalabilidad dentro del producto. Sirve de poco diseñar una táctica que funciona para atraer 20 clientes pero que sólo se puede hacer una vez o que no es escalable para poder atraer 10.000, por ejemplo. Yo asocio más el Growth Hacking al proceso que permite encontrar tácticas de crecimiento sostenibles y escalables para tu empresa.

“atraer visitas al producto, aumentar su conversión y retener a los clientes”:

no se trata sólo de atraer clientes a las puertas del producto sino en conseguir que fluyan a través del funnel y se conviertan en clientes habituales, o lo que es lo mismo, optimizar cada punto de contacto con el cliente. El Growth Hacker no se centra solo en la adquisición como el marketing tradicional. No se trata sólo de atraer usuarios a la web (visitas) o aumentar el número de descargas de la app mediante campañas de marketing sino que también tiene entre sus objetivos el optimizar el producto para hacer que fluyan a través del funnel de conversión y el retener los clientes lo máximo posible para aumentar los ingresos del producto.

 

Por tanto, al rol tradicional del marketer se le está requiriendo cada vez más tener unas habilidades técnicas y analíticas que hasta ahora no precisaba. Actualmente no es común encontrar perfiles que combinen el Marketing y el Engineering para afrontar el reto de hacer crecer una startup. Se podría decir que el trabajo de marketing es creativo en un 10% mientras que el 90% es analítico. La gran parte del éxito se basa en recopilar la información, entenderla y analizarla para poder interpretar mejor lo que tu público objetivo busca.

El Growth Hacking y el Marketing comparten objetivos pero utilizan diferentes aproximaciones al mismo. Click Para Twittear

Para completar el perfil, desde mi punto de vista, una de las aportaciones más importantes del Growth Hacking es la idea de que el propio uso del producto en sí forme parte del marketing, es decir, que el funcionamiento del propio producto integre los mecanismos necesarios que promuevan su crecimiento. Esta frase de Aaron Ginn en su artículo en TechCrunch me encanta:

“Growth comes from a well-executed and data-driven product strategy, not a marketing strategy”

Por tanto, es necesario integrar bajo un mismo objetivo a los equipos de Marketing, Engineering y Producto, desdibujándose cada vez más las líneas de separación entre funciones. La clásica representación que es muy ilustrativa:

growth hacking

A modo de conclusión, yo te diría que pusieras un growth hacker en tu startup ya que es algo que tiene mucho sentido y que continuará siendo relevante en el tiempo. ¿Tú qué opinas al respecto?

Deja un comentario